Una derrota mas, esta vez ante Central Cordoba de Santiago del Estero que venia acumulando 6 derrotas consecutivas y convirtió después de 420 sin conocer la red contraria, por 3/2 con goles de Castro y el debutante Ciro Rius que también se fue expulsado.

En lo que fue una actuación bochornosa, solo disimulada por 20 minutos del segundo tiempo cuando el conocido O De Felippe desarmo a su equipo que era

Empate sin goles ante el equipo alternativo de Defensa y Justicia que reservo a sus titulares por los compromisos de Copa Sudamericana aunque Platense no supo aprovechar esa ventaja.

En un encuentro menos que discreto, el Calamar volvió a defeccionar demostrando una vez mas, y como ya dijimos desde hace tiempo, que tras las limitaciones que demuestra el plantel, Palermo se encarga de empeorar lo poco provechoso con lo que cuenta.

Porque después de la paupérrima actuación en la Bombonera donde

Agonico empate en el Bosque ante Gimnasia en un tanto con gol convertido por  M Pellegrino en el  minuito 48.

Y, justamente, en este portal nunca fundamentamos nuestra opinión en base al resultado obtenido, pero en esta oportunidad resulta inevitable quedarnos con la alegría final que permite ser mas condescendiente con nuestro entrenador que estuvo a dos minutos de cerrar una semana nefasta con tres derrotas consecutivas.

Porque Palermo le erro desde la

Nueva derrota ante Boca, la sexta consecutiva , en el debut de la Copa de la Liga por 3/1 con el gol del honor convertido por Morgantini.

Y el resultado se dio como consecuencia otra vez de los insulsos planteos de Palermo, donde como cada vez que visita esa cancha parece

Eliminacion en la Copa Argentina en los 16 avos de final contra San Lorenzo tras perder en la serie de penales luego de haber empatado 0/0 en el tiempo reglamentario.

Mas alla que este tipo de torneos no nos atrae a los Calamares siempre tan acostumbrados a tener que pelear por puntos decisivos en los torneos por la permanencia, resulta inevitable no quedarnos con un sabor amargo  por el desenlace ocurrido.

Tras una primera etapa